El lip sync de Beyonce en la toma de posesión desata polémica